Camboya – El empujoncito

Queda poco más de un mes para que cojamos el primero de los vuelos que nos llevará a Camboya; casi quince mil kilometros nos separan de aquel país, donde comenzará nuestra aventura. Aunque, en realidad, el viaje ya ha comenzado. De hecho, lo hizo hace casi once meses cuando empezamos a dibujar en nuestras cabezas los primeros trazos de lo que, a día de hoy, ya es casi un hecho: nuestro «superviaje».

IMG_20150624_135413

Dicho así, seguramente algunos estaréis pensando: Bueno hombre, tampoco es para tanto. Para nosotros lo es. Y no sólo porque es el primer gran viaje (y esperemos que no sea el último) de los que hemos hecho en estos años sino porque es, además, ver cumplido una especie de sueño, una idea que nos venia rondando la cabeza hace ya un tiempo y que, por un motivo o por otro, nunca habíamos llegado a realizar. Seguro que sabéis de lo que hablo: ese espíritu aventurero que todos sabemos que llevamos dentro pero que está tan a gustito en el sofá y en la playa en verano que, poco a poco, se estaba empezando a poner fondón.

Así pues, lo que el espíritu aventurero barrigón  del sofá necesitaba era sólo un empujoncito. Y éste vino de la mano de Cris y Richy, que el verano pasado se metieron entre pecho y espalda un viaje a la India de los que  quitan el hipo. ¿Y qué pasa cuando la gente se hace un viaje de estos? Pues que, cuando vuelven, van te lo cuentan. ¿Y qué pasa cuando te cuentan una cosa de estas? Pues que se te ponen los dientes largos y tú también quieres uno. Y así es como, casi sin darte cuenta, te encuentras una noche delante del ordenador, hasta las cinco de la mañana, buscando información sobre viajes a…

IMG_20150624_134943

Resulta curioso saber que te quieres ir de viaje y no saber dónde. Saber que quieres vivir aventuras pero no saber de qué tipo. Y es que, en realidad, no es que no lo supiéramos: es que nos daba un poco igual. Así que nos dejamos llevar. Y en esas idas y venidas leímos, indagamos, y nos encontramos con mucha gente, viajeros empedernidos, novatos como nosotros, foros y mas foros donde se hablaba de vuelos, hoteles, trenes, playas, selvas… Todos, absolutamente todos ellos  nos han ayudado, nos han aconsejado y nos han facilitado muchísimo la labor de montar todo este tinglado en el que nos hemos metido.

Pero sin duda, si alguien tiene la culpa de que Camboya sea finalmente nuestro destino, de que no haya sido todo tan complicado como pensábamos al principio, de inspirarnos con sus historias, de darnos ánimos con sus aventuras, de marcarnos el camino a seguir… esos han sido Carme y Toni de conmochila.com, otros dos de esos que se van de viaje por ahí y luego van y lo cuentan (afortunadamente para todos nosotros, claro) y que están haciendo una labor increíble ayudando y animando a todo el mundo, a gente como nosotros, a dar ese primer paso que, en un mes, se convertirá en muchos, muchísimos más que nos llevarán, finalmente, hasta Camboya.

Así que, como de bien nacido es ser agradecido, a Carme y a Toni, a Irene de crónicas de una argonautaa todos los que formais parte de losviajeros.com, a Cris, a Richy …a todos ¡¡¡GRACIAS!!!

 

*Fotos extraídas de la guía Lonely Planet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *