Sri Lanka – Recordatorios de vacunas

Después de que el año pasado saliéramos de la consulta de la enfermería de vacunación internacional con el brazo como un colador nos merecíamos una tregua en este viaje.

En la pizarra de la cocina llevaba todo el año la frasecita «Hepatitis A – mayo» y esperábamos que esa fuera la única vacuna que tuviéramos que recibir. ¡Y así fue!

Dado que las vacunas para Camboya del año anterior nos las habíamos puesto en Zamora solicitamos cita para que este recordatorio también nos lo pusieran allí, que «pa’eso habíamos pagado».

Allí mismo nos comentaron que, para ir a Sri Lanka, con las vacunas que llevábamos era suficiente. Pero en caso de duda no viene mal darse una vuelta por la web del Ministerio de Sanidad, donde podréis encontrar toda la información que necesitáis sobre las vacunas que os tenéis que poner, la situación sanitaria del país que vais a visitar, etc. El enlace «general» es el siguiente: http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/vacunaciones/viajero/home.htmvacunas 2

Asi que, con lo que nos había dicho el médico del centro de vacunación, más lo que leímos en la web del Ministerio, nos quedó bastante claro que no íbamos a necesitar ningún pinchazo más. Aquí os dejamos todo el cargamento que llevamos «de serie» desde el año pasado:

  • Vacunas rutinarias, también llamadas «las del cole»: Polio, Difteria, Tétanos, Tosferina, Triple Vírica (sarampión, rubeola, pariotiditis) y Hepatitis B (creo que no me dejo ninguna: médicos del mundo, corríjanme).
  • Vacunas para la mayoría de los viajeros:
    • Hepatitis A: que puede ser contraída a través de comida o agua contaminada, y que fue la que nos pusimos el recordatorio este año. La vacuna se llama Vaqta, es inyectable y no veas cómo duele…
    • Fiebre tifoidea: ídem que la anterior, especialmente en caso de visitar zonas rurales o comer a la aventura. Se toman tres cápsulas de Vivotif en tres días alternos.
  • Vacunas para los valientes:
    • Encefalitis japonesa: el médico nos recomendó esta vacuna porque pensábamos ir fundamentalmente a zonas rurales. Sabemos que hay mucha gente que no se la pone porque sabe que va a ir a ciudades y zonas turísticas, pero nosotros preferimos no jugárnosla. Es para los valientes pero nosotros somos un poco cagaos.
    • Rabia: esta sí que es para los valientes, para los que se la juegan a que le muerda un mono, un cerdo tamaño toro de lidia o un murciélago robamotos de los del año pasado. Son tres dosis y más te vale no ir con tensión en el brazo…
    • Fiebre amarilla: en realidad, en Sri Lanka no hay riesgo de fiebre amarilla, y de hecho, nosotros no tenemos puesta esta vacuna. Se supone que solo te la requiere el gobierno si vienes de un país que sí tenga riesgo de fiebre amarilla o has hecho una escala de más de doce horas en algún país de riesgo. Pero, como no es el caso, un poco de maquillaje y a correr.
  • Y cómo no, ¡la profilaxis contra la malaria! Nuestro amigo («y cada día el de más gente») el maldito Malarone. Una colección de pastillitas que hay que tomar un par de días antes de llegar a tu destino y hasta una semana después de volver; en teoría es solo en zonas con riesgo. Por lo que la enfermera nos dijo por el mapa que tenía en la consulta era necesario, aunque según la web del Ministerio, el riesgo en la zona es del tipo A (muy limitado). Asi que valoraremos pros y contras y decidiremos en consecuencia, aunque lo de llenarse la tripa de química por vicio durante un mes…no sé yo.

Resumiendo: nosotros además de las de cuando éramos críos, vamos con vacunas contra la Hepatitis A, la fiebre tifoidea, la encefalitis japonesa y la rabia. Y lo de la malaria ya lo veremos… 😉

En cualquier caso, si tenéis pensado pasar una temporadita en «la lagrima de la India», no dejéis de echar un vistazo a la web: http://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPaises.do?metodo=verDetallePais

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *