Escocia en moto – De Inverness a Stoneheaven

Buenos días. Llueve intensamente.

Hoy es el día del monstruo NESSI y de los castillos. Porque castillos hay como ovejas y lagos. Hice una selección en el GPS de los que leí que eran los mejores. Así que a la carretera. Mierda de lluvia. La intención es llegar a Edimburgo pero la etapa se nos complicó y decidimos hacer una escala intermedia. Comienzo.

Teníamos muchas dudas de lo largo del recorrido, pero ¿cómo nos íbamos a ir sin ver el Loch Ness? Pues ruta por el lago hasta un castillo que está en la costa oeste, hacia la mitad más o menos. El lago Ness tiene cerca de 40 kms. Llegamos al URQUHART CASTLE con agua. Para ver el castillo hay que pagar pastizal, y no hay muchas ganas, y además está lloviendo. Decidimos verlo desde fuera e irnos a sacar unas fotos con un Nessi que hemos visto a la entrada de un hotel. Cafelito con tarta, ostión al pagar y fotos con el bicho. Y sigue lloviendo. Lo esperábamos.

La destilería de Glenfiddich

Glenfiddich Destillery
Glenfiddich Destillery

El siguiente POI marcado es una destilería, que también hay unas cuantas. Es la de Glenfiddich, uno de los caldos más apreciados y caros del mundo. Ha dejado de llover. La carretera para llegar es difícil de describir. Un paraje extraño pero bonito, donde daba la sensación que eran terrenos donde van a cazar los altos cargos ingleses, con sus perretes y sus monturas. TATI TATIIIIIII. Además, al lado de la carretera hay unos faisanes gordos como pavos. Blanca comentó: ¡¡ Si estuvieran aquí mis primoooosss…!! Hasta hemos creído ver búfalos. Por fin, después de largo rato y dudas con el GPS por lo rebuscado de la carretera, llegamos a la fábrica. Todo con mucha finura, muy bonito. Dan un pase para los que no queremos pagar pero hay que esperar mucho, así que pasando. Vamos a la tienda, compramos alguna cosilla y carretera. Ya lo veremos en YouTube.

De castillo en castillo

Tolquon Castle
Tolquon Castle

Castillo 1: En busca del TOLQUHON CASTLE. Yo creo que me he columpiado cien pueblos al poner la ruta hacia este castillo porque me cago en su puta vida. Montón de kms por carreteras terciarias, pasando por pueblos y pensando que estábamos dando vueltas. Al final un paisano, limpiando su 1200, esa moto que no suele verse casi nunca, nos dice que está un poco más adelante. Y ahí está. Es muy chulo. Está en ruinas pero bonito bonito. Nos colamos sin saberlo por una puerta abierta y nadie nos dijo ni clifor. Y no había nadie en el castillo. Fotos y demás, y al salir, la puerta por la que entramos estaba chapada. Nos toca salir por la tienda, donde estaba la taquilla, y la señora nos dice que tenemos que pagar. Neeeein, nanai de la china. Nadie nos dijo nada. La puerta estaba abierta. Nos piramos y Blanca no encuentra el buff. Diossss, el buff dentro del castillo. Hay que volver a entrar a buscarlo. ¿Nos dejará entrar la colega sin pagar después de habernos colado? Ahí está Blanca, con dos cojones. Le cuenta a la colega lo del buff y no hay problema. Grande Blanca. Y grande la colega del castillo.

Castillo 2: KILDRUMMY CASTLE.

Castillo 3: CRAIGIEVAR CASTLE: El GPS sigue con su juego particular. Carreteras terciarias que nos hacen dudar de la existencia del castillo. Y del GPS chinorris. Pero al final ahí está, escondido. ¡¡ Y ES DE COLOR ROSA !! Bueno, salmón. Muy bonito también. Y no hay ni dios tampoco. Está cerrado pero pasamos con la moto hasta la misma fachada para sacar la foto.

Craigievar Castle
Craigievar Castle

Castillo 4: FRASER CASTLE.

Fraser Castle
Fraser Castle

Castillo 5: DRUM CASTLE.

050-viaje-a-escocia-inverness-a-stoneheaven

Dunnottar Castle
Dunnottar Castle

Castillo 6: DUNNOTTAR CASTLE: Este sí. Este no nos lo podemos perder. Lo había visto en fotos. Y es de los más famosos. Y es cojonudo. En serio. De lo mejor del viaje. Sin palabras. Hemos llegado tarde y está cerrado pero sólo verlo por fuera ya es una pasada. Así que fotos y a buscar cama que es tarde.

Stoneheaven

Decidimos quedarnos en Stoneheaven a dormir porque llegar a Edimburgo es una locura. Es un pueblo pequeño y nos cuesta mucho encontrar alojamiento. Blanca llama a seis o siete sitios pero nadie nos quiere. Y además llueve. Al final la suerte nos echa un cable y nos metemos en el BELVEDERE HOTEL. Muy bien y barato. A cenar rápido que cierran la cocina. La cena de diez, con GUINNESS EXTRACOLD por supuesto. A la cama. Ha sido un día bonito, pero duro por la lluvia.

Buenas noches.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *